HOTEL CABOT LAS VELAS

Un elegante jardín que resalta la belleza del entorno mediterráneo para disfrute de los huéspedes del hotel.

En el jardín del Hotel Cabot Las Velas, hemos transformado completamente el espacio, sustituyendo las zonas de césped y pradera por una cautivadora capa de grava volcánica.

Esta grava volcánica proporciona un telón de fondo de intenso color marrón que contrasta con la exuberante variedad de tonos verdes y alturas que dominan este jardín.

Para conseguir este efecto, hemos creado grupos de plantas tapizantes en puntos estratégicos, compuestos por lavanda, romero, hierba stipa y agapantos. Estas plantas más pequeñas y compactas aportan un toque de fragancia y belleza a la vez que complementan la estética mediterránea del jardín.

Además, hemos introducido dos variedades de arbustos: lentisco y pittosporum tobira nana, que añaden estructura y textura a los espacios. Para evocar aún más el ambiente mediterráneo, hemos incorporado las encantadoras palmeras Chamaerops humilis, sello distintivo de la región. También hemos incluido el agave attenuata, una planta suculenta que añade un toque exótico y de contraste a la composición.

Además, hemos dividido el jardín en cuatro secciones e instalado un sistema de riego por goteo con tuberías y mangueras bajo la grava volcánica. Esto garantiza un suministro de agua eficaz y uniforme a todas las plantas, manteniéndolas sanas y realzando su belleza.

El objetivo de este diseño paisajístico era lograr un contraste entre la grava volcánica y la gran variedad de verdes presentes, desde la sutil hierba stipa hasta el fragante romero, la lavanda y el agapanto, pasando por los diversos arbustos como el lentisco y el pittosporum.

En este jardín, hemos evitado el crecimiento de plantas altas para conseguir una vista completa desde cualquier punto. Desde la zona de la piscina, los huéspedes pueden disfrutar de una vista panorámica y espaciosa donde diferentes colores y alturas se entrelazan en perfecta armonía. Esta elección resalta la amplitud del jardín, que antes transmitía una sensación de espacio limitado con los anteriores setos de tejo y ciprés.

Nuestro objetivo ha sido crear un jardín elegante que resalte la belleza del entorno mediterráneo. La combinación de grava volcánica, plantas de diferentes tonos y alturas, así como elementos bien distribuidos, consigue una composición paisajística impresionante y acogedora para disfrute de los huéspedes del hotel.